4/5/18

El dueño de la calle

Ayer iba a una reunión y, en el centro de Lohja, tuve que parar por unos minutos porque a este caprichoso dueño de la calle le dio por sentarse muy tranquilo a ver como nos hacía esperar.

El niño, que está al lado de la calle, llamaba al gatito para que nos dejara pasar, pero el listo animalito no le hacía caso. Después de un rato y al ver que el niño lo iba a a agarrar, se fue tranquilo. Nosotros, los espectadores, continuamos nuestro camino.

En el centro de Lohja

 En este planeta debemos caber todos los seres vivientes por igual y respeto mutuo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te responderé inmediatamente, pero me gustaría leer tus opiniones, consejos o sugerencia.