28/5/13

¡Gracias!

Ayer recibí un mensaje del diario Uusi Suomi porque había participado en un concurso en el que se tenía que escribir sobre el mejor recuerdo de los parques infantiles. Tengos buenos recuerdos de muchos parques pero escribí sobre ese paseo en el Coney Island de La Habana. Estoy entre los ganadores y me enviarán a casa unas entradas a Linnanmäki, al parque de diversiones de Helsinki. Agradezco de todo corazón a todos los que dieron su voto.


Trombi, en Sarkänniemi, Tampere
Hurricane, en Särkänniemi
 
La otra noticia es que como madre me siento muy aliviada porque mi hija ya tiene asegurado un puesto de estudio en la Facultad de Química de la Universidad de Helsinki. Como ella sacó la nota máxima en el examen de química, no hace falta que asista al examen de admisión.

Si viviéramos en otro país, necesitaríamos dinero para pagarle los estudios universitarios. Como en Finlandia pagamos impuestos, nuestros hijos pueden estudiar independientemente si sus padres tienen muchos o pocos recursos económicos.

Por ejemplo, en Nicaragua, muchos jóvenes inteligentes ven sus sueños truncados por falta de dinero y aunque existen becas, no son suficientes. Fui una de las dichosas que recíbió beca de Cuba. Agradezco de todo corazón lo que el pueblo cubano hizo por mí, por bridarme posibilidad de ser algo.

Hoy tengo pues dos motivos de agradecimiento y alegría. ¡Gracias, Finlandia!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te responderé inmediatamente, pero me gustaría leer tus opiniones, consejos o sugerencia.