21/3/11

Se necesitan bombardeos de alimentos en Japón

 Me resulta curioso que puedan pasar tantas cosas relevantes a la vez y entonces resulta sumamente difícil elegir el tema sobre el que escribir. Vivimos, sin duda alguna, momentos históricos a nivel global y también a nivel nacional.

Nunca antes nuestro planeta se había visto en un escenario formado por una guerra masiva en la que intervienen varias naciones, con un maremoto de aterradora magnitud y una posible catástrofe nuclear. En el ámbito nacional la politica esta sufriendo un maremoto con los magníficos resultados en las encuestas de un partido  ultraconservador y ultraderechista llamado Verdaderos Finlandeses. Partidos políticos históricamente grandes como el Partido Socialdemocrata han perdido popularidad. Enmedio de la campaña como candidata de la Liga Verde, vivo momentos significativos en mi vida al experimentar de cerca la forma de hacer política a la´finlandesa.

En mi diario en finlandés ya he planteado que la guerra de Libia es fundamentada desde el punto de vista de los derechos humanos y no renuncio a mi opinión de que toda guerra es el reslutado del fracaso de la diplomacia.

En vez de bombas letales este mundo necesita bombas de alimentos y especialmente en Japón. No debemos olvidar la catástrofe humanitaria de ese pueblo. Es pues deber de todo el que pueda poner un grano de arena para ayudar a las víctimas. En un mundo turbulento necesitamos paz y no gerras y ante todo un planeta posible de habitar.

12/3/11

El sol nace para todos

No lo niego, hoy viví momentos tristes al pensar en una catástrofe nuclear similar a la experimentada en Ucrania o peor. Me refiero a la explosión en una planta nuclear en Japón.

El pueblo japonés lleva ya muchas horas de una tragedia a otra y creo que este es el momento de plantear nuestra solidaridad con el que sufre. Casas, puentes, fábricas y árboles pueden ser sustituidos, pero los que han perdido a sus seres queridos han perdido algo insustituible.

A como escribí hoy en mi diario en finés quiero solamente desearles días luminosos y de esperanza. Días que todos merecen.

10/3/11

Nuestros hijos y el planeta

El Día Internacional de las Mujeres pertricipé en una conversación con un grupo de mujeres del partido y entre las que se encontraba la presidenta de las Mujeres Verdes de Finlandia Heli Järvinen (en la foto).

Hablamos de muchos temas y principalmente del medio ambiente. Una de las preocupaciones planteadas es el hecho de que ahorita los candidatos de los diversos partidos hemos recibido invitaciones a rellenar cuestionarios en la red en las que los candidatos plantean sus opiniones sobre diversos temas de actualidad. Excepto la encuesta de KEPA, en las demás no hay preguntas relacionadas con el medio ambiente.

En parte esto quizá se debe al hecho de que las catástrofes naturales, olas de calor y demás efectos del cambio climático no se observan en estas latitudes. También existe una campaña de desligitimación de todo el problema del cambio climático. Esto es triste porque las decisiones de hoy influyen en el mundo que dejaremos a nuestros hijos.

Cuando escribí esto en mi Facebook, un amigo me envió un escrito en español sobre el tema en el que también se preguntaba acertadamente que qué hijos le dejamos al planeta. Los padres tenemos también la gran tarea educativa.

Un abrazo y recuerden que granos de arena hacen montañas.



Heli Järvinen, parlamentaria y Ana, candidata

8/3/11

El reto de crear nuevos puestos de trabajo

Hace un par de semanas publiqué en mi diario en finlandés un artículo donde abogaba por la promoción de las innovaciones e inventos que creen puestos de trabajos. Hace dos días publicaba otro artículo en el que preguntaba directamente de qué manera se podrían crear nuevos puestos de trabajo en la industria finlandesa. Ambos escritos no despertaron tanta conversación como otros temas.

La falta de conversación no se debe a la falta de interés sino al triste hecho de que en plena campaña electoral, el tema no se presta para conseguir votos al igual que otros temas populistas.
En los últimos años en Finlandia se han perdido puestos de trabajo por el sencillo hecho de que empresas madereras y de otros ramos han cerrado sus filiales en el país para trasladarlas a países con mano de obra más barata y con grandes mercados cerca.

La formación de redes y las inversiones en el extranjero ofrecen a las empresas finlandesas posibilidades de crecimiento. Finlandia, al igual que los demás países industrializados, participa en el mercado global aunque no tanto como se podría esperar.

La existencia de mercados inmensos en vías de desarrollo como China, Brasil e India, que ofrecen diversas posibilidades de inversión, no han sido pues aprovechadas y los empresarios finlandeses prefieren invertir en otros países europeos o de América del Norte.

Quizá el problema de la inversión escasa en un país como China se deba a varios factores y uno primordial es la lengua. Leía en una revista norteamericana que por ejemplo mientras los chinos venden sus productos en Estados Unidos en inglés, los estadounidensen vendes sus productos a los chinos también en inglés y el consumidor chino prefiere comprar en chino. Se debería pues invertir primero en el aprendizaje de la lengua pero me atrevo a decir que el mundo industrializado occidental no se ha preparado para ello.

Según La Central Finlandesa de Industria, en finlandés Elinkeinoelämän keskusliitto EK, en un informe de una encuesta sobre inversión hecha a algunas empresas finlandesas, las inversiones al extranjero se redujeron brúscamente en el año 2009 y el año pasado el descenso continuó hasta llegar al nivel más bajo de los años 2000. La buena noticia es, sin embargo, que la inversión a Finlandia aumentó el año pasado aunque se quedó a un nivel bajo. Se ha perdido pues una posibilidad de crecimiento.

En un contexto económicamente desafiante debido a una deuda externa alta, al envejecimiento de la población laboral activa y al alto nivel de desempleo sobre todo de los jóvenes, resulta lógico buscar formas de crear en empleos e ingresos económicos para el estado de bienestar.

Una salida que yo veo es la inversión en la investigación y desarrollo de nueva tecnología para incrementar el aprovechamiento de la energía renovable, la efectividad de la energía y  descender el consumo de energía.