18/12/10

Linda y dulce Navidad para todos

Hace 27 años pasé por última vez la Navidad en Nicaragua. Fue en el año 1981, antes de salir a Cuba a estudiar. Durante los diez años vividos en la isla siempre en Navidad añorábamos las noches frescas de diciembre con olor a gofios, pólvora, madroño y la alegría de la esperanza y buena voluntad de los días festivos del norte de Nicaragua.

En Cuba no se celebra oficialmente la Navidad, pero los maestros de los internados hacían magias para organizarnos la cena de Navidad, algún muchacho pintaba un Papá Noel y entre amigos en los dormitorios cantábamos villancicos y más de alguno soltaba una lágrima, abrazos, risas y recuerdos de los que habíamos dejado al otro lado del Caribe.

De Cuba vine a Finlandia. Y en Navidad el contraste entre ambos paises es inmenso. Puedo, con mucha seguridad, decirles que Finlandia es un país idílico de y en Navidad. No sólo por sus paisajes blancos como de las tarjetas de navideñas.

En Finlandia Navidad es una fiesta entre familia. Durante días la gente se prepara para la fiesta y en todas partes se escuchan villancicos. En los centros de trabajo hacen fiestas navideñas, en las escuelas hacen actos de navidad donde los niños cantan, bailan, recitan poemas, tocan y hacen presentaciones de teatro. Los niños visten sus gorros rojos de elfos y casi siempre Papá Noel viene a traer alegría. Para los finlandeses Papá Noel vive en Laponia en una montaña llamada Korvatunturi cuya traducción libre sería Montaña de la Oreja.

En los hogares se preparan con anterioridad diferentes manjares como casuelas de papas, zanahorias, nabos, galletas de gengibre, pasteles de diferentes tipos y el gran jamón. La mesa de Nochebuena es bella y cargada de adornos, ambiente y mucha comida hecha con amor. Lo más importante de todo es la compañía de los seres querido.

La felicidad de Navidad es esperanza y bondad reflejada en una mirada dulce, una sonrisa afable un un abrazo sencillo. Sin la riqueza del alma no hay manjares ni regalos que valgan.

Sé que esta Navidad será también especial, inolvidable, sencilla y llena de amor en Nicaragua.

Así pues a todos mis seres queridos y amigos de Cuba, Finlandia y Nicaragua les deseo UNA LINDA NAVIDAD Y ÉXITOS EN EL AÑO VENIDERO.
Galletas de gengibre.

13/12/10

Terrorismo a la sueca

Para los que han seguido las noticias recientes de Suecia saben que el título no se refiere a ninguna receta macabra sino al fustrado ataque terrorista por el que el ejecutor del mismo perdió la vida.
En el mero centro de la bella Estocolmo, en una calle predilecta para los que van de compras y en la mejor temporada del mercado navideño sucedió los que muchos temían que sucediera.

La noticia ha sido consternante para los suecos y los demás vecinos nórdico pues es el primer atentado de ese tipo. Un hecho de ese tipo debe ser rotúndamente reprochado por todos y no existe justificación alguna para ello.

Muchos culpan al islamismo por ese atentado y también se teme por las consecuencias que el mismo tenga para la población islamista. La justicia es cuestión de la policía y de los tribunales, pero algunas personas quieren hacer justicia también con los inocentes. La búsqueda de culpables es sólo una pérdida de tiempo y en su lugar debería pensarse en las causas que hacen que un o una joven se decida a ejecutar un acto de ese tipo para causar un daño y terror masivo.

Hoy escuchaba una entrevista a una investigadora de los motivos de los terroristas y en opinión de ella la situación económica del terrorista no es lo más central sino las relaciones sociales que influyen en el hecho de que los actos terroristas y de violencia sean admirados por el terrorista y su círculo de amigos. Nadie se vuelve radical solo y no todos los jóvenes se radicalizan.

La forma en que se lucha contra el terrorismo también parece influir en su auge o erradicación. En un momento así triste pudiera pensarse que la violencia solamente genera más violencia y con el ruido de las armas y bombas no es tan fácil conseguir la paz. Así en época navideña cuando todos la merecen.