31/7/10

Sombras o más bien reflejos del pasado

Lo que hace unos meses no era posible, gracias a los espacios sociales que ofrece la red, ahora sí lo es: En menos de una semana he entablado contacto con un montón de gente que había perdido por casi dos décadas. Compañeros de clase de la secundaria, amigos insustituibles de mis años de Cuba, hermanos de por vida.
No podemos recobrar el tiempo perdido, pero la añoranza y la alegría del reencuentro amortigua los pesares.

La escuela que nos vio crecer y llorar por la Nicaragua añorada, bailar en la alegría de los fines de semana, disfrutar de las cenas navideñas y velar por los descarrilados amores de la adolescencia es ya solamente un triste esqueleto que soporta los vientos caribeños. Sigue, sin embargo, siendo la escuela de los recuerdos.

Y recuerdos encontramos en la página que un par de muchachos ha fundado en Facebook: http://www.facebook.com/#!/group.php?gid=168610486787&ref=nf

23/7/10

Ni en blanco ni en negro

Participaba hace un par de días en un diálogo entre latinoamericanos y conversaban de la desinformación. Siempre se ha hablado de ello pero poco se ha hecho, principalmente en los países latinoamericanos, por aliviar las consecuencias del fenómeno.

Hace más de una década cuuando el compañero de mi vida me decía que existían otras formas de construir una sociedad que la cubana, yo, amante entonces de los ideales socialista, me puse hasta a llorar de rabia. No podía tolerar que alguien criticara lo que yo consideraba como lo mejor.

Con los años he aprendido que cada persona tiene derecho a expresar sus ideas, nos gusten o no. Aprender a aceptarlo lleva tiempo. Bueno en ese diálogo yo les decía que en Finlandia a los niños se les enseña en las escuelas la lectura de los medios incluyendo internet.

A través de los años he aprendido que el diálogo y la cooperación entre personas de diferentes corrientes ideológicas es posible y enriquece más nuestro pensamiento que escondiéndonos en nuestras propias cajas de cristal que nos hemos armado nosotros mismos.

El mundo de hoy no requiere ni chichas ni de limonadas sino más bien de ambas, aunque su sabor no nos resulte lo mejor..

5/7/10

¡Qué calor en mi "torppa"!

Hace una semana nos mudamos a nuestra casa de Nummi-Pusula. En realidad tenemos dos en el mismo patio. Una construida en los años 60 y la otra casa anciana de cien años, cargada de historia.

Le rindo honor a la vieja ”torppa”, como les dicen en Finlandia a ese tipo de casa, que ha resistido tormentas y nevadas. Era la casa humilde de un parcelero y construida de troncos y madera. Mi deseo es poder remodelarla para que siga resistiendo el paso del tiempo.

Además de la alegría de ver a los niños correr en la hierba o en la grama del patio, la naturaleza nos ha organizado una buena bienvenida. Llevamos ya unos cuatro días disfrutando del sol y a decir verdad también del calor. Es maravilloso sentarse en el patio y buscar protección debajo de los manzanos cuando lo típico, por estas latitudes, es buscar el calor del sol. Hoy, por fin, no puedo decir ¡qué frío! sino lo contrario.

Gracias por leer mi escrito y que tengas un alegre verano.